Agustín Martínez Castro, Fotografía en México, Centro de la imagen

El Centro de la imagen de México estará presentando del 19 de abril al 15 de julio la exposición Piratas en el boulevard. Irrupciones públicas, 1978 -­‐ 1988. Un retrospectiva del autor veracruzano Agustín Marínez Castro(Veracruz, 1950 -­‐ Acapulco, 1992) quien desarrollara una extensa miarda sobre la comunidad gay durante la década de los ochenta. Martínez Castro fue militante del Movimiento de Liberación Homosexual en México (MLH).
Y la muestra incluye entre sus temáticas el inicio del Frente Homosexual de Acción Revolucionaria, FHAR, El surgimiento del teatro gay en México, El goce presente en la disco del Spartacus en Ciudad Neza, Edo. de México y Las puestas teatrales en el Bar el 9.

Agustín Martínez Castro, Fotografía en México, Centro de la imagen

Compartimos el texto curatorial de la muestra:

Esta primera retrospectiva de Agustin Martinez Castro (Veracruz, 1950 -­‐ Acapulco, 1992) rescata su búsqueda multidisciplinaria como productor de imágenes piratas. Artista, editor, gestor, crítico y diseñador, disloca y entrecruza los usos culturales entre la llamada baja y alta cultura. Participante en los inicios del Frente Homosexual de Acción Revolucionaria (FHAR), el artista milita entre el activismo y un compromiso estético con su comunidad cercana, repensando al acto de mirar como un eje que construye narrativas socioculturales propias de grupos sexo disidentes. ¡Lo personal es político!, grita una de las consignas colectivas de la época.

Con un vocabulario visual transformista, su trabajo responde a las posibilidades identitarias, sexuales y afectivas que las luchas homosexuales abren para otros sectores sociales del momento. El clóset roto provoca el paso al futuro, incendia el pasado y restituye a la indisciplina como herramienta del pensar. Como consecuencia del contexto, el cuarto obscuro de elaboración fotográfica purista, queda velado por un desmontaje a sus valores conservadores. Aquí la desacralización del estatuto artistico, pirateado para regresar a lenguajes y usos de lo común. Vestidas como un homenaje a lo impuro de la existencia, las reproducciones electrostáticas (fotocopias en Xerox intervenidas) realizadas por el autor, encuentran en el universo simbólico de lo femenino una mascarada y potencia de lo político.

Martinez Castro forma parte de una colectividad, primero como integrante del Grupo de Fotógrafos Independientes (GFI), luego del FHAR, y en paralelo de diferentes clanes afectivos, como La Family, que reivindican otros modos de cohabitar por encima de la indiferencia, los conservadurismos y el aniquilamiento de su época. Situando el trabajo creativo como motor de la existencia, su obra tiene un tacón en la institución cultural y un zapato del otro lado, en la vida fuera de ella. Sus imágenes son testimonio afectivo y documento social, marcadores de complicidades entre amores y amistades fugitivas de la norma. Esta exhibición da cuenta de ello a través de tres irrupciones públicas, un intermedio, una intromisión vouyerista y un centro documental. Aquí, los piratas de una ciudad vuelta propia:

  1. No
  2. Grito en el cielo
  3. Política De la j a la y???
  4. Intermedio
  5. De azul a púrpura encendido

A 26 años de su muerte, Agustin Martinez Castro jala nuestra mirada hacia un espacio de reconocimiento con el otro. Aquí, el cuarto obscuro como lugar de insurgencia. Aquí, la fotografía desclosetada.

Curador                                                                         César González-­‐Aguirre

Deja un comentario