El fotógrafo Juan Toro Diez toma nuevamente los objetos como una manera de retratar la realidad venezolana en esta muestra que se engloba dentro de la serie Expedientes.

Diecinueve sillas vacías protagonizan el trabajo de Juan Toro Diez, un recorrido visual a través de objetos que captan de alguna manera el despojo y el desamparo que generó el cierre de una empresa textil ahorcada por la crisis económica por la que atraviesa Venezuela. Bajo el título Costureras… Destrozadas… Fin… y curada por Ricardo Jiménez, la muestra inaugura este jueves 15 de octubre a las 7pm en #TRESy3.

Inspirado por la caótica situación y la violencia generada por la crisis en el país, el trabajo de Juan Toro Diez es un llamado a la conciencia. Desde 2008 inició un proyecto que se llama Expedientes, compuesto por imágenes que servirían de espejo de lo que la violencia termina generando.

“Lo que vengo haciendo es como un retrato fragmentado de la realidad del país”, explicó el fotógrafo. Su obra toma los objetos y los descontextualiza, los aleja de su entorno, para generar mayor respuesta en el espectador. “A través de objetos descontextualizados expuestos sobre fondo blanco, se retrata una realidad más simbólica lo que permite producir espacios de discusión y, sobre todo, de reflexión”.

En Costureras… Destrozadas… Fin las imágenes documentan el final de una empresa que se vio forzada a cerrar luego de 40 años y 6 meses de trabajo. Las fotos, principalmente las sillas de las costureras que perdieron sus empleos son, para el ojo del fotógrafo, “retratos en ausencias de las personas que ahí laboraron”. Toro registró el antes y después del cierre transformando los objetos en símbolos del desempleo, de la crisis y del violento desmontaje de una vida de trabajo.

Deja un comentario