El Museo de Arte Contemporáneo del Zulia presenta la exposición DES/CUBRIENDO, fotointervenciones de Lydia Fisher. Un muestra fotográfica  llena de rostros y ojos como ventanas que miramos y nos miran, mientras nos alcanzan suspendidos entre la mirada más pública y la íntima. Una aguda muestra que en vida, Lydia no pudo ver expuesta en #NuestroMuseo y que por motivos desconocidos se encontraba esperando silente en los depósitos del MACZUL desde finales de los años noventa.

La mirada juega un papel importante en la exposición, permitiendo la reflexión del carácter humano en cada una de sus expresiones. Cada una de las mismas logra poner en manifiesto el interés singular de cada individuo y, a manera de sorpresa, logra desnudar fijamente los vestigios de cada una de las almas en la misma sala.

Lydia Fisher realizo estudios en el international center of photography de new york desarrollo durante su carrera un período de reflexión en el campo fotográfico que abarco más de dos décadas, tiempo en el cual su obra fue presentada en distintos museos del mundo, entre los que destacan Museo de Arte Contemporáneo de Caracas (Fragmentos, 1977), Museo de Arte Moderno de México (I y II Muestra de la Fotografía Latinoamericana, 1978-1981), Venecia (La Fotografía, 1979), Sala Cadafe (Fotos Armas/Fisher, Nueva York, 1981)

A través de una selección de potentes miradas aferradas a la melancolía y tristeza Fischer logra poner en primer plano la reflexión del espectador, dirigida a su interpretación de la situación actual que pueda vivir el mismo. Usando esta técnica de inferencia la artista se permite otorgar vida a un conjunto de estatuas, intervenidas digitalmente, que de igual manera llevan a la audiencia a perderse en sus expresiones.

lydia1
lydia3

Reproducimos parte del texto que se publicó en el diario El universal, en mayo de 1997, con respecto a este proyecto.

Ojos que fotografían.

“Cuando me reencontré con la cámara empecé a hacer la misma fotografía de antes, la documental, y me pregunte ¿por qué voy a seguir haciendo lo mismo? No estaba feliz porque me estaba repitiendo”, explica la artista.

“Fue cuando empecé a acercarme más y más. Quería captar las emociones de la vida, porque tengo formación teatral. Traté de representar todas las emociones de las misma manera como las escriben los dramaturgos. En este último trabajo utilizo la cámara para expresar lo que entiendo de la vida, y esto lo hago desde que fotografío a la gente hasta cuando retrato las paredes”, explica la creadora.

Lydia Fisher comenzó a acercarse cada vez más a los personajes, empezó a fotografiar rostros, dejando de un lado al ambiente que lo rodeaba:

“Quería retratar los ojos que son como ventanas. Uno no sabe si las fotografías que forman parte de ‘Des-Cubriendo’ juegan a ver hacia el interior de uno mismo, o es el espectador quien las escruta”.

Con ello Fisher no intenta intimidar al espectador, al contrario busca estimularlo. “Es para que piense, para que no se conforme con ver solamente. En mi fotografía hay un juego de todo, uno se puede devolver y descubrir otra lectura al final de la muestra. En esta instalación se perciben una enorme cantidad de emociones. Si uno ve fijamente los ojos fotografiados se puede pensar que nos están desnudando»

Lydia Fisher profundiza en la emoción de la primera mirada como fotografía.

El límite entre lo imaginario y lo real, de lo real y lo virtual, de lo real y lo fantasioso, en su fotografía se da a veces muy sutilmente y al espectador le costará discriminar esa diferencia.

Cuenta esta fotógrafa que cuando empezó a estudiar la posibilidad de esta exposición pensó en mostrar sus trabajos realizados con temas como las manos y los ojos pero todo cambió cuando tuvo frente a sí los contactos llenos de ojos.

“Esto me impactó y despertó mi parte creativa, no era suficiente lo que veía ante lo que quería expresar”.

“Es más difícil continúa construir un discurso sólo con ojos que con un cuerpo completo. Necesitaba 27 ojos para representar lo que sentía”.

En “Des-Cubriendo” las salas no tienen títulos, sin embargo la violencia es el denominador común en todos los conjuntos fotográficos que componen esta instalación. Hay en ellos poco optimismo, aunque siempre surge algún rostro de expresión.

Finalmente, Lydia Fisher dice del tema de sus fotografías:

“Nosotros hemos llegado a un mundo bastante violento, es imposible no expresar esa realidad, porque es lo que vivimos”.

“Los ojos felices manifestó en un tono más personal me parecían pendejos y los que expresaban

lydia2

lydia4

Deja un comentario