No hay duda de que el celular se ha convertido en el rey del mundo de las comunicaciones, actualmente incluye internet, televisión, radio, video y GPS. Así, la fotografía no ha sido la excepción, desde que se desarrollaron las cámaras en los teléfonos móviles aumentó la cantidad de fotografías tomadas por minuto y se disminuyó el hacer.

Hoy día, muchos colegas no cargan sus equipos por que son muy pesados o por defectos propios de la edad, es entonces cuando llevan una cámara pequeña o el teléfono móvil y basta estirar el brazo o el bastón y queda lista la foto. Dejan toda su sabiduría y entrega para los trabajos de los clientes.

Sin embargo, la fotografía se ha convertido en el medio de comunicación más utilizado por las personas. Actualmente con una imagen o un emoticón las personas definen su estado de ánimo o envían un mensaje. Esto desencadena poco a poco un evidente reemplazo, el uso del teléfono para relacionarse por medio de imágenes y ya no tanto con las palabras. Esto implica que la fotografía se tome, se envíe y además se olvide, convirtiéndose en un sistema de imágenes desechables.

Las personas se toman un selfie por vanidad, para constatar que se esta hermoso(a), para producir envidia y mostrar donde se encuentra y con quien y en últimas para reportarse con sus seres queridos, pero esas fotografías no se toman pensando en la posteridad, en el arte o en la luz del sitio. Un selfie se toma de manera espontánea sin complicarse y lo que importa es el momento, pero no deja de ser una imagen fotográfica.

Hoy por hoy vemos niños con bastones para teléfonos móviles y poco o nada con cámaras pequeñas donde haya que encuadrar, observar y disparar.Esto lógicamente está afectando el mercado de venta de cámaras y por ende el trabajo de la fotografía, porque muchos clientes piensan que con un celular de 30 megapíxeles obtienen la resolución suficiente para producir imágenes publicitarias, con un pensamiento errado en cuanto a que hacer fotografía así parece fácil.

Entonces para hacer ARTE fotográfico se toma una foto rápida y se trabaja en posproducción, luego se expone y el fotógrafo(a) pasa desapercibido y en el ambiente que ha nacido queda un artista, pero se pierde el recorrido.

El conocimiento, la experiencia y la investigación de un tema y sobre todo la sensibilidad por la luz, por contar una historia, por mostrar, enseñar y denunciar utilizando esa cajita mágica, que ya no descresta por la magia, sino por la tecnología e inmediatez con que trabaja.

*Arley Acosta forma parte del consejo editorial de la Revista Enfoque Visual. Una de las más importantes publicaciones para Colombia y toda la región Latinoamericana especializada en fotografía, imagen y video, con la que compartimos contenido gracias a una alianza editorial con EspacioGAF.com. Si deseas recibir algunos ejemplares de cortesía de Enfoque Visual en su versión digital, envía un e-mail con asunto: DESEO UN EJEMPLAR DE CORTESIA a info@revistaenfoquevisual.com, incluye tu nombre, tu profesión y tu paÌs.

Arley Acosta
Director fundador de la Escuela de Fotografía del Valle. Con 28 años de trayectoria en el mundo de la fotografía, Arley Acosta se dedicó a este oficio luego de estudiar en la escuela del famoso Fotógrafo Alberto Lenis. Se desempeñó como docente en las Universidades del Valle, San Buenaventura y la Santiago de Cali. Dirigiendo la Escuela De Fotografía del Valle ha capacitado estudiantes en diferentes áreas de la fotografía y la imagen.

Deja un comentario