La obra de Robert Capa en colores, la menos conocida de uno de los más importantes maestros del fotoperiodismo, puede disfrutarse en la Casa del Bicentenario (Riobamba 985), en Buenos Aires, hasta enero de 2018. Pero las tonalidades de su vida revelan una apasionante historia que trascienden los colores de sus fotogramas. Protagonista cámara en mano de la mayoría de los conflictos bélicos de la primera mitad del siglo XX, autor -junto a Gerda Tarot- de uno de los más apasionantes capítulos en la historia de la fotografía, amigo de celebridades como el pintor Pablo Picasso o el escritor Ernest Hemingway, stillman -y hasta actor- de célebres películas en Hollywood, amante de mujeres icónicas del cine como Ingrid Bergman e inspirador de directores como Alfred Hitchcok son algunas de sus facetas.

Robert Capa
Robert Capa

Endre Ernö Friedmannnace nació en 1913 y cuando tenía 18 años dejó Hungría, su país natal, para instalarse en París y escapar del nazismo. Ahí conoció a la alemana Gerta Poh Pohorylle. Se enamoraron y juntos cambiaron el rumbo de la historia del fotoperiodismo. Endre introdujo a Gerda en la fotografía y Gerda inculcó en Endre la postura crítica ante la realidad social. Fue a ella a quien se le ocurrió crear el seudónimo Robert Capa, que usaban ambos y que enseguida se convirtió en más que eso: se transformó en un personaje, en un fotógrafo dueño de instantáneas a la que ningún medio gráfico podía resistirse por su calidad.

Robert Capa
Robert Capa

El bautismo de fuego lo tuvieron en la Guerra Civil Española, en 1936. Para entonces Gerda había cambiado su apellido Pohorylle por el de Taro y Endre encarnó al ya famoso Robert Capa. Sin embargo, ambos siguieron compartiendo seudónimo, de modo que algunas de las imágenes firmadas por Robert Capa fueron tomadas también por Gerda. Después aparecería la firma: «Capa & Taro», hasta que, finalmente, empiezan a aparecer fotografías con la autoría ya escindida.

En medio del conflicto español, junto a los milicianos, el amor y el compromiso entre Capa y Gerda se intensificó, pero ella encontró la muerte al ser arrollada por un tanque de guerra en el frente de Brunete mientras huía del avance franquista. Murió en la madrugada del 26 de julio de 1937, a pocos días de cumplir 27 años.

Robert Capa
Robert Capa

Años después, en 1945, tras los vestigios de la II Guerra Mundial, múltiples viajes por Europa, Asia y el norte de África (de los cuales da cuenta la exposición Capa en color), el húngaro empezó una relación con Ingrid Bergman, la actriz más famoso del momento y hoy uno de los íconos de la historia del cine. Cansado de las guerras, Capa se mudó a Hollywood, donde trabajó como fotógrafo en los rodajes de películas como Arco de triunfo, de Lewis Milestone, y Encadenados (Notorious), de Alfred Hitchcok. Fue durante el rodaje de este filme donde Bergman le confiesa a Hitchcok su amor por Robert Capa y, años después, el director de Psicosis, inspirado en tal relación, filma La ventana indiscreta, una historia donde los protagonistas son un fotógrafo (James Stewart) y una glamorosa e independiente mujer (Grace Kelly).

Robert Capa
Robert Capa

Pero Capa sentía que su lugar no era Hollywood sino el campo de batalla. Tampoco estaba dispuesto a comprometerse como lo había hecho con Gerda Taro así que partió en busca de nuevas aventuras. Y en mayo de 1954, cubriendo la guerra de Indochina para la revista Life, murió luego de pisar una mina. Ese mismo año, pero en septiembre, se estrenaba la película que lo tenía como inspiración.

Robert Capa
Robert Capa

La dimensión histórica de Robert Capa y su obra no se limita a la presencia del fotógrafo o al mero documento fotográfico del conflicto bélico, como tampoco a los célebres personajes de la cultura y la política que retrató, sino que sus imágenes se convirtieron en el símbolo identitario del hecho en sí. Así pasó con El miliciano muerto, la foto icónica de la Guerra Civil española donde un soldado republicano es aparentemente abatido en su trinchera. También las únicas once tomas que se conservan -de cien que hizo- sobre el Desembarco de Normandía, al inicio de la II Guerra Mundial. Por primera vez se fotografiaban los ejércitos aliados en plena acción, imágenes que sirvieron como documento e inspiración a Steven Spielberg al momento de filmar Rescatando al soldado Ryan.

Junto a Henri Cartier-Bresson, George Rodger y David Seymour, Robert Capa fue uno de los creadores de la agencia Magnum Photos. El objetivo era enfrentar las restricciones impuestas por los editores de periódicos y revistas a los fotógrafos de prensa. La agencia, una cooperativa donde los fotógrafos conservan todos los derechos sobre sus instantáneas, revolucionó la concepción de los medios de comunicación sobre la imagen y hasta hoy se ha mantenido como líder del fotoperiodismo mundial.

Esa perspectiva comprometida y esa mirada del momento dramático, fugaz e irrepetible de un instante están presentes en la frase más emblemática de Capa: «Si tus fotos no son buenas es que no te has acercado lo suficiente».

¿Cuándo? Desde el 27 de septiembre de 2017 hasta el 7 de enero de 2018. Martes a domingo y feriados de 13 a 21.

¿Dónde? En la Casa Nacional del Bicentenario, Riobamba 985, Ciudad de Buenos Aires.

Entrada gratuita.

Deja un comentario