El Museo de Arte del Banco República de Bogotá es  el escenario en el que André Kertész se instala a conversar a través de sus imágenes que se ven potenciadas en una excelente museografía.  Desde sus primeras visiones se siente la quebradura de una composición que hasta la primera década del siglo XX mantenía a la fotografía en una pugna entre pictorialistas y secesionistas. Una confrontación que, ya sea por razones geográficas, ya sea por su adolescencia o por su formación en la informalidad de la experiencia propia, no contaminaron su naciente pasión por la relación entre la luz y la geometría por lo que mantuvo una mirada virginal que tocó de manera tangencial  las diferentes manifestaciones estéticas y los movimientos que de ellas nacieron.

         La segunda década del siglo XX lo lleva a las trincheras de la I guerra mundial pero ya va unido a una pequeña cámara de formato 5×6 cm que le permite variar continuamente su posición ante el objeto y su estudio por la forma. El formato de su cámara es determinante en su mirada pues, como muchos fotógrafos jóvenes de ese momento histórico, deja atrás los pesados equipos que eluden la instantaneidad y la frescura de la fotografía para iniciar una estrecha relación con la línea y el sujeto que caracterizan su estilo. Tal vez por eso y por su convicción de alma libre Kertész es más sentimiento, más expresividad, que sus antecesores.  Siempre en  el mundo del arte mostró un carácter férreo ante el sistema al tiempo que cambiaba radicalmente a un espíritu cargado de poesía visual tras la cámara que se había reducido a una Leica como instrumento de trabajo.

         Kertész fue una especie de eterno rebelde que hacía de cada irrespeto editorial un motivo para la confrontación y jamás aceptó la rendición como una posibilidad lo que le llevó a una carrera llena de altibajos. Un estilo y carácter que afectó profundamente la visión de otros importantes Fotógrafos como Robert Capa, Henry Cartier Bresson, Brassai  o décadas después a Josef Koudelka.

         Eso es  lo que definitivamente comparte esta muestra con el espectador-lector. 189 obras presentes en la sala resumen 70 años de creación con sus respectivos silencios y renacimientos. En ellas podemos apreciar “nadador sobre el agua” (1917), el retrato de Magda Forstner como “Bailarina burlesca”, (1926), “las manos de Paul Arma”, “las gafas y la pipa de Mondriant” (1928). Por otra parte a lo largo de la sala están dispuestas sus etapas húngara, francesa y americana así como  el resultado de su paso por las más importantes publicaciones de los años 30′ obviamente, para quienes disfrutamos de las rupturas de los paradigmas de la fotografía, esta es una muestra trascendental; un encuentro con  imágenes que desviaron el curso de la historia de la composición. “El doble de una vida” es un espacio para la docencia; no es una muestra para ver en un solo recorrido, estará allí hasta el 09 de junio de 2016 para revisitarla como a una amante, y compartir horas de encuentro con  cada una de las etapas de la evolución y madurez de la obra de Kertész.

         Tal y como expresa el catálogo de esta selección organizada por Jeu De Paume «Cada toma es sincera, fiel y profunda, hasta el punto que toda fotografía suya parece ser el doble perfecto de la presencia tangible del su autor pues lo real y la ficción se mezclan en una sola obra. El hombre-Fotógrafo se encuentra entero en su fotógrafa,  que es tanto una toma (una extracción o procedencia) como una proyección de sí mismo.»

*Gracias A Cecilia Serrano y a Álvaro Díaz por compartir la grata conversación en torno a la imagen.

Wilson Prada
Wilson Prada (San Cristobal, 1958) Estudios Realizados: Fotografía. Centro de formación Audiovisual, Nueva Esparta 1981 Biología, IUPEMAR, 1986 Conservacion y restauración de fotografía del siglo XIX La Habana, Cuba 1994 Fotografia editorial. Casa de las Américas La Habana, Cuba. Comunicación Social UNICA, 2011 Ha realizado cursos y talleres de Portafolio, Conservación, Estética e Historia de la fotografía con los maestros: Nazareth Couri de Brasil Héctor Méndez Caratini de Puerto Rico Sandra Baruki de Brasil Boris Kossoy de Brasil Pablo Ortiz Monasterios de México María Teresa Boulton de Venezuela Sagrario Berti de Venezuela Pedro Meyer de México Mario Moino de USA Francois Soulages de Francia

Deja un comentario