#CUARTODEINVITADOS  es la plataforma para fomentar, difundir y promover a los autores de la fotografía latinoamericana en EspacioGAF.com

PORTAFOLIO #12 Juan Pablo Cardona

Juan Pablo Cardona (Ciudad de México en 1979) estudió Diseño Industrial en la Universidad Anahuac y posteriormente fotografía en el Centro de Arte Fotográfico de Saúl Serrano, complementando esta formación con talleres y cursos con importantes fotógrafos de la escena mexicana como Francisco Mata Rosas, Federico Gama y Yolanda Andrade.

Según sus palabras, su trabajo se ubica dentro del Realismo Mágico latinoamericano. Con un dejo de nostalgia, Juan Pablo registra la contemporaneidad de un México que él considera, esta desapareciendo.

En 2010 fue elegido para fotografiar las Festividades del Bicentenario y Centenario organizadas por el Gobierno Federal, y cuenta con 2 exposiciones individuales, 11 exposiciones colectivas nacionales y 2 internacionales (Suecia y Toronto en el 2015).

Serie Circo

Texto por Juan Antonio Molina (Curador de Galería Punctum)

La serie Circo de Juan Pablo Cardona tiene unidad formal y definición narrativa y sin embargo se abre a dos lecturas complementarias: el circo como el espacio de la maravilla y el circo como un espacio de trabajo.

Juan Pablo ha estado tomando estas fotos cuando está a punto de entrar en vigor la ley que prohíbe el uso de animales en los circos, en México. Sus fotografías no tienen un sesgo ecologista. Su interés es más bien documentar lo que pudiera significar el fin de una era en el mundo del espectáculo y, para muchas familias, una nueva crisis en el modo en que se ganan la vida.

Fotografiando siempre fuera del espectáculo, hace que las fotografías funcionen como sinécdoques, porque con unos pocos elementos se representa todo lo que el circo significa. En algunos casos, esa operación lo lleva a trabajar con lo reconocible (las palomas y el sombrero o los zapatos de payaso, por ejemplo). En otro extremo están las fotografías donde el autor ya no busca el sombrero, sino la magia. Son las escenas más misteriosas: un poni en primer plano con una mujer que se acerca desde el fondo de una calle, o una niña que corre o una mujer que sube una escalera. La presencia de los niños ayuda mucho a sostener el tono melancólico de la serie. A menudo miran a la cámara con seriedad de adultos y sus miradas tienen una profundidad conmovedora.

Algunas imágenes tienen la espontaneidad de la fotografía de la calle e incluso un toque de humor muy sutil. Juan Pablo Cardona no busca la ilusión que se produce en la arena del circo, sino la ilusión fotográfica, producida por medio de contrastes, claroscuros  y contraluces. Sin embargo, viendo sus fotos, no podemos evadir los lugares comunes de ese universo fascinante que es el circo: su atmósfera de seducción, el ilusionismo y la magia, la libertad y la fantasía y el rastro de tristeza que deja en la memoria.

Deja un comentario